(771)713-5050, 714-5211, 212-0444 [email protected]

Menu

Comunicado Semanal

La Señal




Confianza: Reto Para La Inversión Y El Desarrollo

 

En el inicio de 2019, la actividad económica en México ha tenido un bajo crecimiento. El indicador global de la actividad económica tuvo un crecimiento anual de apenas 1.2% en enero, con sectores como la manufactura decreciendo a una tasa de -1.1%.

 

Ello se debe principalmente a la desaceleración de la economía global. La producción industrial mundial no creció en enero y el volumen del comercio internacional se redujo en 1.8%. Sin embargo, también han sido determinantes algunas decisiones gubernamentales equivocadas y señales erráticas de política pública.

 

La incertidumbre que han generado algunas de las medidas del gobierno federal están deteriorando el interés y la percepción que se tiene sobre México, como un destino seguro para las inversiones internacionales, y en el caso nacional, para detonar la inversión privada.

 

Los ajustes en las políticas públicas son naturales y propias de la alternancia de un régimen democrático como el de México, pero solo la racionalidad, pertinencia, oportunidad y gradualidad de la implementación de las decisiones que se adoptan desde el Gobierno, son compatibles con la inversión y el desarrollo sostenible.

 

El Poder Ejecutivo Federal no está otorgando esa certidumbre.  Así, la creciente desconfianza que genera el Gobierno Federal ya está afectando las expectativas de crecimiento, el empleo formal y la inversión.

 

Los datos son contundentes. El Banco de México ya revisó a la baja sus estimados de crecimiento, pasando de 1.7% a 1.1%, uno de los crecimientos más bajos de la década. A esto deben sumarse las modificaciones a la baja de calificadoras como Fitch. La calificadora internacional redujo las notas a largo plazo de PEMEX de AAA a AA.

 

Más aún, los expertos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas México cerrará el año 2019 con 600,000 empleos formales nuevos, tan solo la mitad de lo necesario para emplear a los jóvenes que se incorporan cada año a la población económicamente activa. A febrero se han creado poco más de 200 mil empleos formales. 

 

La inversión privada se encuentra estancada, sin variación alguna en su comportamiento del año pasado, creciendo muy poco, alrededor del 1%.

De continuar la tendencia, no será posible lograr las metas de desarrollo que el país necesita, y menos aún, el crecimiento anual promedio del 4% promedio anual que el Presidente ha postulado como objetivo.

 

Por lo que respecta Hidalgo, de acuerdo al Informe Estadístico Sobre Comportamiento de la Inversión Extranjera en México Enero- diciembre 2018, elaborado por la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras, el estado capto al cierre de diciembre del 2018, una inversión 148.5 millones de dólares.

 

Reconocemos el trabajo del Lic. Omar Fayad Meneses, Gobernador del Estado de Hidalgo, por atraer inversiones extranjeras durante su mandato, ya que con esto se crean miles de empleos directos e indirectos, y ayuda al desarrollo económico de nuestro estado.  

 

Las transferencias de recursos a sectores vulnerables desde el sector público, aunque justificados en casos específicos y de forma temporal, por sí mismas, no generan crecimiento y desarrollo.

 

El indicador económico con más índice en la reducción de la pobreza, especialmente la pobreza extrema, es el empleo formal, no la distribución de recursos de los programas sociales.

 

El desarrollo basado en el crecimiento económico es la única vía sostenible para generar bienestar y erradicar la pobreza extrema.

 

El Bajío, única región del país que ha logrado reducir su pobreza extrema de forma sistemática, lo ha logrado a partir de tener tasas sostenidas de crecimiento por arriba del 6% e inversión extranjera de alto valor agregado. Del 2010 al 2016, Aguascalientes redujo su pobreza en 10 puntos porcentuales pasando de tener al 38% de su población en pobreza, a solo tener al 28%. A nivel nacional, la reducción durante el mismo periodo fue de solo 2.5 puntos y se mantiene en 43.6%. 

 

El Estado mexicano tiene las herramientas para detonar el dinamismo de la economía mexicana acelerando la inversión pública, e incentivando de forma estratégica que otros sectores productivos también lo hagan.

 

La creación de alianzas público-privadas y la continuidad de los proyectos de Zonas Económicas Especiales son necesarias para detonar un crecimiento que permita el desarrollo.

 

En el año 2018, el gobernador del Estado de Hidalgo Omar Fayad Meneses hizo entrega al Titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales, Gerardo Gutiérrez Candianí, la Carta de Intención para el establecimiento de una Zona Económica Especial en la entidad con esto Hidalgo buscar convertirse en la primera zona económica especial del Valle de México para estimular las inversiones y la generación de empleos.

 

Uno de los pilares de la confianza, es la vigencia del Estado de Derecho. 

 

Desde luego que el respeto a la propiedad privada, la estabilidad del marco tributario, la seguridad física, así como la integridad pública y el combate a la corrupción, tienen un papel determinante.

 

El respeto a la ley es una constante de los países desarrollados y con niveles de crecimiento sobresalientes. El gobierno tiene un papel referenciado y de influencia determinante en este sentido.

 

La estabilidad de políticas públicas de largo plazo y el cumplimiento de los contratos por el Gobierno, en sectores tales como la infraestructura y la energía, es fundamental para la certidumbre y la inversión.

 

Las organizaciones empresariales y el Gobierno Federal, convenimos explícitamente en alinear esfuerzos para detonar inversión, erradicar la pobreza extrema y combatir la corrupción.

 

No hay duda de la intención del Presidente de la República de erradicar la pobreza extrema. Los programas que ha puesto en marcha su Gobierno dan claro testimonio de ello.

 

También hay señales alentadoras de la determinación del Jefe del Ejecutivo para combatir la corrupción.

 

Sin embargo, el deterioro de la confianza ha minado el ritmo y cuantía de las iniciativas de inversión de múltiples empresas nacionales, así como de fondos de capital y empresas internacionales.

 

Solo con la inversión privada, podrá detonarse el crecimiento económico que se traduzca en desarrollo con bienestar.

 

Desde Coparmex Hidalgo convocamos al Presidente a encabezar una cruzada nacional permanente por la inversión.  La de las pequeñas y de las grandes empresas. La del ahorro nacional y la de los capitales internacionales. En los sectores tradicionales, y en las vocaciones emergentes del País.

 

La mayor aportación que el Gobierno Federal puede hacer, es precisamente, generar confianza.

 

 

Muchas gracias,

L.S.C.A. Ricardo Javier Rivera Barquín

Presidente de Coparmex Hidalgo S.P.