(771)713-5050, 714-5211, 212-0444 [email protected]

Menu

Comunicado Semanal

La Señal




Decisiones públicas basadas en evidencia. Premisa para el buen gobierno.

 

México necesita datos confiables de los tres órdenes de gobierno para poder desarrollar política pública con base en evidencia. Más allá de premisas ideológicas, cualquier toma de decisiones en el ámbito gubernamental debe estar basada en datos y contener un sustento teórico y técnico que permita implementar disposiciones adecuadas.

En México hemos logrado construir un andamiaje institucional de primer nivel para el desarrollo de información confiable. Muestra de ello son el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), que han sido internacionalmente reconocidos por su capacidad y excelencia para medir aspectos económicos y sociales críticos para la política pública.

El CONEVAL es el organismo autónomo encargado de evaluar la política social y de medir la pobreza a nivel nacional. El INEGI ha sido un motor incansable para captar y difundir información de México en cuanto al territorio, los recursos, la población y economía que permiten conocer las características del país.

Más aún, el trabajo conjunto de CONEVAL e INEGI ha sido pieza clave para construir la definición de pobreza multidimensional que actualmente dicta la política social en México. Dicha medición, una concepción de vanguardia internacional, ha permitido que se conozcan las zonas con mayores carencias en el país y dónde se necesita focalizar la atención para impulsar el desarrollo económico de estas zonas.

 

Es así como México ha logrado ser uno de los países con mediciones más detalladas de pobreza.

El INEGI, al inicio del año fue víctima de un recorte de 500 millones de pesos con lo cual quedó impedido para la realización de 14 encuestas entre las que destacan la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas (ENCRIGE), el Censo Agropecuario, la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA), y la Encuesta Nacional de Gasto en los Hogares (ENGASTO), por mencionar algunos.

Recientemente, el gobierno federal había solicitado al CONEVAL severos ajustes, como el recorte de un 20% las plazas de estructura, eliminar los puestos de todos los funcionarios que operan como directores e impedir la contratación de servicios externos. Esto implicaba, de facto, impedir su operación prácticamente por completo. Al parecer, en el último momento el gobierno reculó ante la presión pública.

Para México es crucial la defensa de CONEVAL y el INEGI, pues con una población tan heterogénea, la generación de datos robustos es fundamental para identificar y resolver los problemas que aquejan al país. La evaluación de programas sociales es esencial para saber si las políticas públicas están siendo eficaces. Ello permite focalizar el gasto público en las áreas en las que éste puede tener mayor impacto en mejorar las condiciones del país.

Mantener un presupuesto adecuado de operación para el INEGI y el CONEVAL ha sido un elemento clave para su éxito en la generación de datos confiables. Los recursos otorgados a estas instituciones han permitido el desarrollo de un profesionalismo y especialización que es, hoy en día, un ejemplo de calidad para toda la administración pública.

Por medio de recortes presupuestales a instituciones los ahorros afectan de raíz la capacidad del estado mexicano.

Es claro que de continuar con la implementación de estos recortes se eliminaría la capacidad del Estado mexicano para evaluarse y con ello, la posibilidad de generar eficacia en la política social. Lo que no se mide, no se puede mejorar.

Sin el CONEVAL se pierde la capacidad para crear mayores ahorros. Identificar qué programas han logrado sus objetivos y cuáles no, lo cual es un elemento clave para la planeación presupuestaria. Los diagnósticos del CONEVAL, por ejemplo, fueron insumos para reducir el gasto de gobierno durante el presupuesto base cero que intentó desarrollar la administración anterior.

En Coparmex Hidalgo hemos expresado nuestro apoyo al ejercicio de austeridad del gobierno federal, pero creemos que las decisiones deben basarse en una mejor planeación.

Los recortes al gasto deben implementarse con extremo cuidado para no crear daños al funcionamiento institucional mexicano. Tenemos una profunda convicción de que una política que esté medida correctamente es una política perfectible. 

 

Debe respetarse la autonomía de gestión y financiera de la constelación de instituciones que nos permiten tomar decisiones de política pública con base en evidencia empírica, y no en suposiciones personales o concepciones ideológicas.

 

Muchas gracias,

L.S.C.A. Ricardo Javier Rivera Barquín

Presidente de Coparmex Hidalgo S.P.